Archivo mensual: abril 2014

Treinta y cinco

Llegaba el Valencia de la Uropalí a una final que no le tocaba jugar. Salieron con los buenos, no sé si pensando en el jueves. Fieles al pizzismo, puesta en escena decente, mandar a través del balón y envidar sabiendo que íbamos a tener que ir. Con todo de cara, el Valencia sin Soldado (y con Jonas) y sin ser sometidos por un equipo pensando en el jueves, llegó el pecheo. Y el punto.

Si nos salvamos (que sí) va a ser con lo mínimo, que puede que sea lo máximo. Sin que hayamos conseguido conectar con la nueva idea que empezó en septiembre. Algunos nos hablaron de sesiones de entrenamiento nunca vistas, y la verdad que el principio de 2014 es el mejor aval de Javi Gracia para la 14/15. Ambiente distante, euroescépticos. Sin que jugar en casa marque la diferencia, sin fortines, sin grandes capitanes liderando batallas que no podíamos perder, pero ya empatando lo que no se puede ganar. Sin sobreponernos a los golpes y sin sumar cuando no lo merecemos. Y ni nos recortan puntos. Con mejor equipo que el año pasado y peor rendimiento de los buenos. Con Cejudo insustituible, por ser el único que no la quiere siempre al pie; con Marc como tercer jugador con más peso en ataque desde el lateral, y Roberto lejos del puesto de mediapunta. Con fichajes de invierno que sugieren lo que hay debajo pero no. Con una institución que parece funcionar a bandazos y calentones, y un presidente que ni siquiera habla de platos de habas.

Un punto menos.

 

Imagen

Shhhhhhhhhhh!

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Treinta y cuatro

Iba el Santo Entierro a paso lento, arrastrando por su camino una línea interminable de cera. Una viejilla se desmayó de tanta fé, y las murallas de devotos que flanqueaban la procesión (Si hay procesión, hay preocesión) de los infieles se abrieron para que además evacuaran a un joven decaído. Exorcismo al caer el sol, aseguraban las más sabias.

Las pupilas de sus ojos apuntaban a polos opuestos, ya empezaba a regurgitar ácido y aseguraba que el empate contra el Pucela no nos valía.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Treinta y tres

El Osasuna 13/14 necesita silencio para concentrarse, llevar la lección preparada de casa y no cagarla en el examen. Ni pensar en no llegar a acabar el temario y copiarle al pelao de delante. El punto de la Real sirvió a los jugadores para detener la histeria y prepararse con confianza (un poco falsa), a tema por día. Voluntariosos salieron los de siempre, Raoul parece que asentado y Flañico seguro atrás. Además Roberto tirado a la izquierda y De las Cuevas de puntillas por dentro. Ellos ni apretaban a un equipo nervioso, ni acumulaban gente atrás. El balón llegaba lo suficientemente claro arriba como para parar, calmar, e ir ganando la confianza perdida en marzo. No pasaba nada, pero bien. De la izquierda nacieron los dos goles; a uno por tiro. Toma Esteban, estas dos por las de la ida.

Francisco intentó agitar a los suyos con dobles cambios, balones a Fernando Soriano y los ultrillas cambiándose de lado. Al Almería le quedaba la épica, pero Hicham no estaba convocado. Los esfuerzos eran mayores: Oier a la banda y Lobato muy bien donde De las Cuevas. Nos tocó la fibra un Oriol exhausto, líder y gregario, saliendo para dar sitio a más brega. Sin poltergeists ni cacofonías, aguantamos enteros sin separarnos – primera regla en la casa encantada- superando la maldición de la camiseta fosforescente.

Honor a los cuatro rojos que todos vimos animar y que salieron hostiados por seguir a su equipo.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Treinta

El Osasuna de las líneas de pase y lavolpiana, el que dominaba a través del balón, ya no es. Sufrió la muy vista característica del equipito que juega bien: como todo no vaya rodado las empiezas a pasar putas, los empeines ortopedizan, las articulaciones se hacen rígidas, y te das cuenta de que el patito sigue siendo más feo que Picio. Y no hay plan. Seguir buscándote a ti mismo en abril es jodido, y se huele el miedo al qué dirán. Si confías en tres por dentro para Vallecas y la liamos en el 90, que les den. Si acabas un partido contra un equipo mejor que tú creando ocasiones exclusivamente a balón parado (porque tienes a un tío que las pone casi siempre bien, y a un rematador puro, bicho), confía. Ármate, sé duro, y confía. ¿Que eso sería dejar de ser coherente con la película que otros han vendido de ti? Que les peten.

El punto sirve para frenar la caída: es más fácil sumar tres tras un empate, que sabe a poco, que viniendo de comerte seis derrotas seguidas. Lo de la Real es un tiempo muerto (a tiempo) cuando se nos estaba empezando a escapar el partido. Los triples ya nos los estaba empezando a clavar hasta Fran Vázquez, tenemos una jugada clara y quedan siete minutos del último cuarto. Defense! 

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría